Steeper
patient stories

Sean McHugh

Hace 14 años, Sean McHugh perdió su mano derecha en un accidente de la contrucción; tras un exitoso procedimiento de readjuntamiento, al principio Sean tenía esperanzas de que la vida volvería a la normalidad, pero la mano afectada rápidamente se convirtió problemática causando un dolor excesivo y le aportaba una funcionalidad limitada.

Sean McHugh
Sean McHugh play video

Bajo el consejo de los médicos profesionales , Sean tomó la decisión de someterse a otra nueva amputación, una decisión que nunca lamenta haberla cogido: “ Llegué a un punto donde el constante empeoramiento fue demasiado. Cuando la segunda amputación llegó estaba listo. El alivio que sentí fue real y después de la operación lo vi como punto de partida del cual comence a avanzar. “

En los años subsecuentes, Sean permaneció siguiendo de cerca los avances en el mundo de las prótesis de extremidades superiores, en su esfuerzo de encontrar un producto que funcionara para su satisfacción. Sin embargo, después de probar una diversidad de diseños inútiles, Sean quedó con la duda y con pocas esperanzas de encontrar algo que cumpliera con sus requisitos: “ Las prótesis anteriores al bebionic 3 eran una combinación de pesadez, torpeza, impredecibles y difíciles de manejar. Algunas de las prótesis eléctricas ofrecían una variedad de tipos de agarre, la sujeción sensorial utilizada para controlar la mano era poco natural y casi imposible de conseguir.“

“Tenía la sensación de que simplemente no me dejaban trabajar por completo y mientras pasaba el tiempo, se convirtieron en fuente de fustración dejándome derrotado y verdaderamente incapacitado”.

Mientras trabajaba en el Lavoratorio de John Hopkins Applied Physic en Maryland EE.UU., le dieron a Sean la oportunidad de probar el bebionic3, una oportunidad que le ha restaurado o le ha hecho recuperar la fe en la tecnología: “Sin duda el bebionic3 es la prótesis más útil que haya utilizado y superó mis expectativas en todos los aspectos.Su fuerza, el diseño, y la facilidad de uso hizo que la experiencia de ser amputado fuese mucho más fácil; es lo más cercano a ser otra vez físicamente capaz. “ Nunca me imagine que pudiese ver este nivel de inovación en mi vida pero la tecnología en prótesis ha avanzado más allá de lo que pudiese imaginar; el bebionic3 es prueba de ello.”

« Back to Patient Stories